ENTREVISTA A ASUNCIÓN EGUREN

La Revista de SEA, dedica un reportaje a la cultura de vino y entrevista a Asunción Eguren, que aporta su versión de cómo la unión hace la fuerza en el mundo del vino.

Heredad Ugarte nació en 1989 en Páganos, en pleno corazón de La Rioja Alavesa. La bodega cuenta con más de 20 años de edad, y su fundador, Victorino Eguren Ugarte, arrastra tras de sí una larga trayectoria familiar de viticultores y comerciantes de vino que comenzó en 1870. Desde entonces hasta la actualidad esta tradición ha sabido transmitirla a sus tres hijos, Koldo, Asunción y Mercedes que han continuado y afianzado el legado y la filosofía de trabajo.

Visitar Heredad Ugarte y hacerlo de la mano de sus anfitriones Victorino y Asunción, es entrar en un mundo donde convergen la tradición, con kilómetros de cuevas y galerías excavados en roca y al mismo tiempo, el presente donde se evidencian nuevos métodos implementados en una bodega que avanza con los tiempos. Y acorde a los tiempos, los últimos proyectos puestos en marcha, el hotel diseñado y construido dentro de la bodega, su expansión comercial por varios países y sobre todo… muchos sueños por realizar. Según Asunción Eguren, directora de Heredad Ugarte el secreto de la proyección de la empresa se basa en “esfuerzo, tenacidad, respeto del legado recibido, la visión global, y la búsqueda de los resultados en valores, a largo plazo. Además de la capacidad de formar equipo comprometido con el proyecto, incentivado y animado, aun en tiempos difíciles, pero siendo consciente de que avanzar es asumir nuevos riesgos”.

El Grupo Eguren con Bodegas Eguren y Bodegas Heredad Ugarte a la cabeza lleva más de 100 años de actividad en el sector vitivinícola. ¿Qué balance pueden realizar? Durante todos estos años trabajamos para brindar a nuestros clientes la mejor opción, el mejor producto y el mejor servicio, dentro y fuera de la bodega. Atendemos las necesidades de nuestros clientes al proporcionar vinos de alta calidad, así como excelentes servicios, creando un ambiente familiar entre clientes, empleados y proveedores. Todo ello gracias a la filosofía vital y de trabajo que nuestro fundador, D.Victorino Eguren Ugarte, lleva demostrando y transmitiendo día a día durante más de cincuenta años de esfuerzo, responsabilidad y compromiso con el entorno y las gentes de Rioja Alavesa. También ésta es una oportunidad para reconocer, en nombre de la Familia Eguren, el trabajo de todos y todas los que conformamos esta organización, porque cada logro y cada compromiso de mejora cumplido se deben al mérito compartido.

Cuáles son los elementos diferenciadores de la empresa, el valor añadido Heredad Ugarte. En primer lugar el equipo humano que formamos y la transmisión de valores y filosofía que vivimos y que intentamos hacer llegar a cada persona que nos visita o que visitamos. Por otra parte, la calidad en todos nuestros vinos y servicios de enoturismo: visitas, catas, eventos y restauración, completados con el reciente hotel Eguren Ugarte puesto en marcha en nuestras mismas instalaciones de la bodega hace un año.

A finales del pasado año han concluido el Plan estratégico de Bodegas Heredad Ugarte para los próximo años ¿qué ha primado en vuestro plan estratégico? A pesar del entorno complejo en el que vivimos, en nuestra empresa hemos querido profundizar en la estrategia transversal de sostenibilidad, sentando las bases para afrontar los importantes retos de los próximos años. Hemos apostado por la certificación de nuestra empresa en su responsabilidad social, mediante una información cada vez más transparente, y que sirvan, a su vez, como una herramienta más de cambio y mejora continua de nuestra gestión. Vamos a trabajar por la implantación de nuevas tecnologías y queremos incrementar cuota de mercado exterior. Además seguiremos invirtiendo en proyectos de innovación para la mejora de nuevas técnicas y para la adecuación de los vinos a nuevas tendencias.

Bodegas Heredad de Ugarte es el claro ejemplo de empresa alavesa exportadora. Sí, exportamos el 55% de nuestra producción, una de las claves para que la crisis no nos haya azotado tan intensamente. Tenemos una red comercial en el extranjero con implantación comercial propia en EEUU desde el año 2008 y en China desde el pasado año.

¿Cuál es la clave para el éxito en el extranjero? Dentro de un marco de competencia sabemos que existen países que hacen vinos como los nuestros, pero que además los venden mucho mejor. Nuestro reto está en educarnos, en ampliar miras y conocer qué se hace fuera de nuestras fronteras. La clave es ir a conocer lo que se necesita y situarse y confiar en el producto.

¿Tienen previsto nuevas aperturas? Sí, queremos abrir durante este año 2012 una nueva red comercial en Sudamérica, donde ya distribuimos en cinco países.

¿Cuáles son las debilidades actuales del sector? Las mayores debilidades tienen que ver con la fragmentación de la oferta, la escasa existencia de acuerdos de colaboración, el débil nivel de sinergias, así como falta de formación y profesionalización de parte del sector. Es necesario realizar un esfuerzo en términos de capital humano propio y/o estudiar la externalización de las actividades pertinentes.

Hace año y medio iniciaron en un nuevo proyecto el Hotel Eguren Ugarte, ¿qué balance realizan? Muy bueno. La idea de ligar y edificar el hotel dentro de la bodega ha sido una apuesta que ha calado de lleno en todo aquel que nos visita. Nuestros clientes pueden dormir literalmente entre barricas y viñedos, siendo una experiencia completamente inolvidable. De hecho, al poco de abrirse ganó el Premio Best Of al Turismo Vitivinícola. Estamos muy contentos, con unos resultados satisfactorios y ya tenemos firmado un acuerdo con Eneko Atxa, del Restaurante Azurmendi, poseedor de dos estrellas Michelin, para que dirija en fechas próximas la restauración de nuestra empresa, incluidas las bodas y los eventos.

¿Cuál es el secreto para el éxito de vuestros proyectos? Esfuerzo, tenacidad, respeto al legado recibido, la visión global, y la búsqueda de los resultados en valores, a largo plazo. Además de la capacidad de formar equipo comprometido con el proyecto, incentivado y animado, aun en tiempos difíciles, pero siendo consciente de que avanzar es asumir nuevos riesgos.